Conoce más de nosotros

Columnas Escritas

Lo que dicen los columnistas

Published

on

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram

¡Basta!, Presidente, de periodistas asesinados

Jorge Bravo

Proceso

Basta de delegar su responsabilidad de enfrentar los acuciosos problemas del país en el pasado, en la Conquista, en España, en los conservadores, el neoliberalismo y los sexenios anteriores. Esa es una visión reduccionista e irresponsable de la historia.

Ocho son los periodistas asesinados durante 2022 y 32 en lo que va del actual sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, según registros de Article 19. ¡Ya basta!

Incluso la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, a cargo de Enrique Irazoque Palazuelos, informó a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados que de diciembre de 2018 a enero de 2022 ya habían sido asesinados 55 periodistas.

¡Ya basta!, señor Presidente, de culpar a otros de la situación de violencia, crimen y hostigamiento contra los periodistas, personas defensoras de derechos humanos y militantes en México.

Basta de delegar su responsabilidad de enfrentar los acuciosos problemas del país en el pasado, en la Conquista, en España, en los conservadores, el neoliberalismo y los sexenios anteriores. Esa es una visión reduccionista e irresponsable de la historia. Usted, Presidente, fue votado y electo para atender y resolver todos esos problemas, prometió hacerlo y seguimos esperando que lo haga.

Usted no es un dirigente inexperto, no es Gabriel Boric que ganó la Presidencia de Chile a los 36 años. Usted es parte del sistema político que tanto critica pero que no ha cambiado. Usted perteneció al PRI y conoce todas sus mañas; dirigió al PRD, fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal, hizo un plantón de meses en Reforma, fundó y dirigió Morena y ahora es Presidente de México.

No, Presidente, usted tiene experiencia de sobra. Pero no es lo mismo seguir hablando desde la tribuna presidencial como si estuviera en un mitin en el zócalo. Nadie con esa trayectoria puede moverse a engaño, ni abstraerse, ni evadir la violencia sistémica contra periodistas.

Ya venció el periodo de gracia según el cual usted podía responsabilizar a los anteriores gobiernos y presidentes de los males del país. A más de tres años de su gobierno ya se encuentra en la madurez del sexenio, incluso ya se acerca a su ocaso, pero lo único que no ha madurado es su discurso, que sigue siendo el de un candidato en campaña y no el de un gobernante que comprende y asume con liderazgo uno de los momentos más críticos de los últimos 100 años.

Su discurso se quedó en el infantilismo, aquel que señala y culpa a los demás, no admite su responsabilidad y hace berrinches.

José Luis Arenas Gamboa, Margarito Martínez, Lourdes Maldonado López, Roberto Toledo, Heber López, Juan Carlos Muñiz, Jorge Luis Camero, Armando Linares (el más reciente de los periodistas ultimados en Michoacán) y 25 nombres más ya son parte de su testamento político y del legado de violencia e impunidad de su gobierno contra los periodistas.

México no está aislado del concierto internacional y por eso es visto con preocupación desde el exterior. Usted forma parte de la ecuación de inseguridad, violaciones de los derechos humanos y agresiones contra periodistas. Somos el país más peligroso para ejercer el oficio periodístico.

La diferencia con los gobiernos anteriores es que usted utiliza la tribuna presidencial, las conferencias de prensa y los recursos públicos para atacar, descalificar, estigmatizar, denigrar a periodistas y medios de comunicación críticos de sus políticas.

Esta actitud intolerante y autoritaria desde el poder y desde su retórica cotidiana está haciendo que hierva aún más el caldo de cultivo de agresiones, violencia e inseguridad permanente contra los periodistas, los medios, la libertad de expresión y el derecho a la información.

Su discurso cizañoso contra los medios, los periodistas y los activistas de las organizaciones de la sociedad civil está haciendo mucho daño, confundiendo a la sociedad que tampoco respeta a los comunicadores, enturbiando las aguas y distrayendo la atención de lo apremiante, creando un entorno que legitima los atentados contra la libertad de expresión, enfocándose en el salario y los financiadores de los medios, cuando ni siquiera la Ley Federal del Trabajo reconoce a los periodistas.

Porque la suya, Presidente, es una violencia discursiva y contagiosa contra los periodistas, una violencia por omisión de su gobierno y de su movimiento de la Cuarta Transformación contra el derecho a la información. Es una violencia de Estado y usted es el Jefe del Estado mexicano.

Los agravios contra periodistas es un asunto de Estado, pero usted se ha dedicado a dividir, confrontar y polarizar el país. Un problema que debiera ser corresponsable, compartido y enfrentarse entre poderes de la Unión (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), gobiernos y congresos estatales, medios, gremios de periodistas y sociedad, opta por apretar el nudo gordiano porque su gobierno está huérfano de diálogo con las demás fuerzas políticas, de interlocución con los sectores y abocado a la confrontación y la polarización.

La esencia de la resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los periodistas en México está vigente. Pero la carta de respuesta del gobierno, pisoteando las funciones de la Cancillería, volvió a ser infantil, tildando de corruptos, mentirosos, hipócritas y borregos a 607 eurodiputados que votaron a favor de la resolución, incluidos 139 del bloque socialistas y 16 de izquierda.

Como borregos actuaron las y los gobernadores de la 4T y los legisladores de Morena al condenar la resolución del Parlamento Europeo, como si sus estados no fueran también germen de agravios contra periodistas, como si no pudieran legislar, enmendar las deficiencias del ??Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Desmemoriado, este mismo Parlamento Europeo defendió a López Obrador cuando se procesaba su desafuero en la Cámara de Diputados en 2005. En aquel momento, la eurodiputada austriaca Eva Lichtenberger, del Partido Verde, ante la embajadora de México ante la Unión Europea, Lourdes Dieck Assad, dijo: “estamos viendo que este alcalde (López Obrador) se podría convertir en un protagonista político en su país, y eso molesta y enfada allá”.

Profética, el protagonista AMLO, que ahora es Presidente de México, dice que el Parlamento Europeo es “injerencista”. Mientras López Obrador se confronta con una institución que lo defendió en su desafuero, mataron a otro periodista en México.

Juegos de poder

Sobre los candidatos presidenciales de 2024, hoy

Leo Zuckermann

Excelsior

Hay un principio inquebrantable en la política: nadie vota por un candidato que no conoce. Por eso es tan importante medir el reconocimiento del nombre de los posibles candidatos en las encuestas.

¿Y cómo se logra que los votantes conozcan a los candidatos?

Antes que comiencen las campañas, y se transmitan los spots de radio y televisión que los den a conocer, sólo tienen un camino: su aparición en los medios de comunicación tradicionales. Sí, cada vez son más importantes las redes sociales para hacerse famoso, pero en México sigue pesando muchísimo más la cobertura en la televisión, radio y periódicos. Veamos cómo van los posibles candidatos a la Presidencia en este aspecto.

Central de Inteligencia Política realiza el Análisis de Reputación Mediática de Actores (ARMA) donde diario miden, comparan y contrastan las tendencias mediáticas de los posibles candidatos para el 2024. A través de una tecnología desarrollada por ellos, recaban y filtran todas y cada una de las noticias publicadas en más de 35 diarios, 35 canales de televisión y 30 emisoras de radio.

A todas las piezas informativas le dan un “valor comercial” como si fueran inserciones publicitarias pagadas, de acuerdo con los costos que publica cada mes el Directorio de Medios Publicitarios de México. No es lo mismo una nota que aparece en el interior de un periódico, que una en primera plana, o una en un noticiario en televisión nacional en horario estelar.

CIP me compartió los datos de su estudio ARMA sobre “presidenciables” en el acumulado entre el 14 de junio de 2021 y 14 de febrero de 2022.

La que tuvo una mayor cobertura mediática en este periodo fue la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, con notas con un valor comercial de dos mil 777 millones de pesos. En segundo lugar está el canciller Marcelo Ebrard con dos mil 378 millones de pesos. En tercer sitio, con mil 236 millones, está el senador Ricardo Monreal. Le sigue el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, con mil 99 millones. Todos estos son aspirantes de Morena.

Hasta el quinto lugar sale un posible candidato opositor: el panista Ricardo Anaya con 558 millones de pesos. A continuación viene el priista Alejandro Moreno con 548 millones, y luego Samuel García, de Movimiento Ciudadano, con 399 millones.

ARMA también evalúa si las notas son positivas, negativas o neutras. En la evaluación de más positivas sale en primer lugar, de nuevo, Sheinbaum, seguida de Ebrard, López y García. Anaya, Monreal y Moreno, en cambio, tienen una cobertura con saldo negativo.

¿Qué nos dicen estos datos de siete posibles candidatos, cuatro de Morena y tres de oposición?

1. Que en los medios tradicionales, el 83% de la cobertura se lo llevan los de Morena, tres de ellos con saldo positivo y uno negativo.

2. Los de la oposición, en cambio, acaparan tan sólo el 17% de la cobertura, dos de ellos con saldo negativo y uno positivo.

3. La cancha está muy dispareja. Los de Morena aparecen en las noticias gracias a los puestos públicos que ostentan. Los opositores o no generan noticias interesantes o mantienen un bajo perfil. Esto se entiende porque los que se han atrevido a hacerlo acaban vituperados por el presidente López Obrador, si no es que perseguidos por la Fiscalía General de la República.

4. Los resultados de los candidatos de Morena se parecen mucho a las preferencias que midió la encuesta de El Universal de marzo de 2022, donde 31% de los encuestados se mostró a favor de que Sheinbaum sea la candidata de Morena a la Presidencia, 25% prefirió a Ebrard, 9% a Monreal y 6% a López. No creo que la correlación sea gratuita. Entre más sale uno en los medios con cobertura positiva, más tiene intenciones de voto a su favor.

5. En la encuesta de diciembre de Reforma, apareció Luis Donaldo Colosio con buenos números: 56% reconoció su nombre y 27% dijo que estaría dispuesto a votar por él. Sin menosprecio a su labor actual, estas cifras se deben más al recuerdo del padre asesinado que al hijo que hoy gobierna Monterrey. La de Colosio es una ventaja competitiva frente a otros posibles candidatos opositores, pero, en la medida en que no salga en los medios nacionales, como lo demuestra el estudio de ARMA, será muy difícil que alcance en conocimiento de nombre y preferencias a los morenistas.

Alerto que esto es lo que está sucediendo hoy. Todavía falta mucho para el 2024 y puede haber muchos cambios.

AMLO y la manipulación de la derecha

Benito Mirón Lince*

La Jornada

El tiempo avanza inexorable, los días son largos, los meses no tanto y los años muy cortos para lograr avanzar en un proceso de verdadera transformación que apenas empieza y tiene muchos pendientes con grandes avances en política asistencial, pero no en política económica, seguridad y verdadera distribución de la riqueza entre otros rubros, no obstante los grandes esfuerzos del gobierno federal, por lo que es responsabilidad de los más cuidar, impulsar y contribuir a profundizar lo avanzado.

En esta circunstancia es bueno recordar el principio de que nadie es dueño de la verdad absoluta y la preocupación que tenemos quienes antes y ahora luchamos por no desaprovechar ni poner en riesgo de retroceso el avance que apenas comienza para lograr una transformación de verdad con la oportunidad abierta en 2018, fecha ya trascendental en el calendario histórico de nuestro país que dio paso al triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y abrió una puerta de esperanza para la mayoría del pueblo de México ante la derrota electoral de la perversa y corrupta oligarquía que nos venía gobernando.

Pero debemos tomar en cuenta que hay voluntades, aunque minoritarias, poderosas económicamente, que ansían el regreso al pasado en defensa de sus grandes intereses, que tienen claro hacia dónde debe ir su proyecto y están trabajando para eso, pendientes de magnificar cualquier desliz o error del gobierno para con todos los medios a su alcance, que son muchos, tratar de manipular la opinión de la ciudadanía.

El gobierno, y en especial sus funcionarios de primer nivel, no deben facilitarles el camino; me parece que el Presidente debe ya atreverse a escuchar a su gabinete y a otras voces que vienen de otros sectores como el campesino, el obrero, los movimientos sociales, de la izquierda auténtica y de buena fe para estar en posibilidad de ir creando poder popular y un apoyo activo y no pasivo a la Cuarta Transformación (4T) a efecto de que las decisiones trascendentes sean producto de reflexiones colectivas y no recaigan en una sola persona que termine siendo blanco de todos los ataques de los adversarios en perjuicio del proyecto.

Hemos empezado a vivir tiempos diferentes y, si pretendemos cambios de fondo, debemos cambiar también nuestras actitudes, dentro y fuera del gobierno, combatir la indiferencia, la pasividad, la incondicionalidad, el sí, señor; no confundir la lealtad, que debe ser al proyecto y no personal, con la subordinación ciega; ya no es época de qué hora es, la hora que usted diga. El círculo cercano debe atreverse a dar al Presidente su punto de vista y opinar con franqueza y libertad sobre los asuntos de Estado, y no permanecer en estado autista, aunque no sea coincidente con el de él; en todo caso, más vale arriesgar un cargo que el proceso de transformación que se pretende impulsar; la falta de autocrítica y el silencio son el camino más corto para llegar al fracaso de cualquier propósito.

Teniendo claro que los enemigos del cambio aprovechan todo en favor de lo suyo y aunque el Presidente pueda tener razón en lo que plantea, a veces las formas no le ayudan y alguien tiene que decírselo; lo hago desde este espacio con modestia, como ciudadano común, asumiendo mi responsabilidad y por sentirme parte del pensamiento de la izquierda socialista que bien existe en México y teniendo claro que en el país existen más formas de pensar que la de los conservadores y los liberales progresistas. Es importante que quienes están por una verdadera transformación ejerzan con plena libertad abriendo un amplio debate sobre el camino andado y por andar, diciendo lo que se piensan, evitando la incondicionalidad que hace que la derecha trate de posicionarse apropiándose de causas que jamás han sido las suyas. La opinión crítica, positiva y propositiva diferenciada con claridad de los perversos ataques de la derecha ayudan a la transformación, el silencio la perjudica; no permitamos que la decepción sea la invitada en este proceso.

Por ello pienso que salir por parte del Presidente en defensa del fiscal, diciendo que lo entiende por ser un asunto personal o que lo sucedido en Querétaro es debido a resabios neoliberales, aunque en el fondo tenga razón, son formas que facilitan a los contrarios dañar su imagen y la del proyecto.

Por otra parte, el consejo dado al Presidente Fernández de Argentina de aceptar el acuerdo con el FMI, aunque se trate de una deuda ilegal e ilegítima y el pueblo se esté manifestando en contra, no coincide con el pensamiento de la mayoría progresista y de la izquierda mundial, habiendo opiniones y análisis muy valiosos, como el del internacionalista y doctor en ciencias políticas Eric Toussaint, fundador del Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas, quien intervino en la comisión que auditó la deuda externa ecuatoriana y que se formó a instancias de la presidencia del Parlamento Europeo, quien por cierto estará en México el próximo abril para celebrar su reunión anual sobre este tema, invitado por la Promotora Nacional para la Cancelación de la Deuda Pública y a la reunión del Foro Social Mundial. En nuestro país es un tema que nos quita el sueño y debía estar en la agenda nacional del Ejecutivo y del Poder Legislativo, pues impide nuestro desarrollo pleno, ya que sólo este año se pagarán por servicio de la deuda alrededor de 900 mil millones de pesos, que es más del doble de todos los programas sociales que impulsa el gobierno.

Estando de acuerdo en el fondo, nuevamente la forma facilita las manipulaciones de la derecha, al dirigirse a los diputados del Parlamento Europeo en respuesta a los señalamientos sobre la seguridad de los periodistas, ya que puede abrir más frentes contra la llamada 4T. No todos los asuntos tienen que ser abordados por el Ejecutivo, el propio Presidente ha señalado que hay que cuidar la investidura, por tanto, hay que saber delegar; muchos de ellos deben ser de amplias y colectivas reflexiones y no sólo personales por mucha autoridad que se tenga; entender que una verdadera transformación se construye entre todos y nos blinda de errores.

Señoras y señores del gabinete: cuiden al Presidente y el proceso de transformación que el país requiere, díganle su punto de vista y su verdad, que desde otras trincheras nos sentimos también obligados a hacerlo y así lo haremos.

Los pueblos también son responsables por aquello que deciden ignorar: Milán Kundera

*Fue secretario del Trabajo y Fomento al Empleo durante la gestión de Marcelo Ebrard como jefe de Gobierno

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram
Continue Reading
Publicidad
Presiona para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Lo más Visto

Copyright © 2021 Cauce Campeche. Diseñado por Sin Contexto.