Conoce más de nosotros

Columnas Escritas

Franja Sur

Published

on

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram

RENÉ ALBERTO LÓPEZ
26-07-2022

El Edén perdido y la impunidad

Déjenme decirles que a Tabasco se le empieza a esfumar esas expectativas de crecimiento inigualable que no pocos pensaron se lograría para el estado con un Presidente de estas tierra, pero los resultados, los indicadores nos sitúan en un realidad desalentadora.

Los tiempos perfectos para salir del subdesarrollo, ese al que los pleitos políticos arrastraron a esta entidad del sureste, son excepcionales con un presidente tabasqueño, lo mismo que un Secretario de Gobernación y un gobernador interino del mismo partido en el poder, además amigos entre sí. Mejor escenario imposible.

Sin embargo los sectores primarios que bien pudieron ser rescatados en este sexenio, seguirán hundidos en el fracaso al que lo llevaron los malos hábitos de la clase política. Me refiero, claro, a la Industrializadora de Cacao de Tabasco. Muchos recordarán que al pasar por carretera frente de la fábrica de chocolates, ubicada en el municipio de Cárdenas, se sentía el aromático olor a cacao.

Pues bien, tampoco se ha hecho nada por rescatar a Oleaginosa del Sureste, al Frigorífico de Tabasco que alguna vez tuvo hasta su fábrica de leche y la selecta carne que salía de ese lugar inundó los mercados nacionales. Por supuesto, también se hundió la empresa de productos marinos, lo mismo que el Plan Chontalpa y Plan Balancán. Todo eso se perdió. Ah, pero Tabasco tendrá su Refinería Olmeca con un alto costo para la fauna y flora del estado. Al tiempo.

Así, ya van dos años y contando y nada. Claro, los adictos a tomar el camino fácil de las excusas, recurrirán a la trillada frase de que “Roma no se hizo en un día”. En efecto, pero desde el momento en que los actuales gobernantes realizaban campañas sabían de las grandes necesidades y prometieron planes ambiciosos. Sólo dos botones: Dijeron que se rescataría el campo tabasqueño y que reconciliarían a Tabasco, pero ni lo uno ni lo otro.

En cambio, hay testimonios imborrables de gobernantes que en su gestión se pintaron sólo para sacar de las profundidades del atraso al estado, y ahí están sus obras.

Por ejemplo, el ex gobernador Leandro Rovirosa Wade logró que la federación aumentara el presupuesto a Tabasco, sin ser Presidente. Enrique González Pedrero encabezó una administración que dejó desarrollo e impulsó la cultura como nadie y ahí está, a la vista de todos, los resultados. Vaya, vaya, si usted revisa los logros, las obras en los gobiernos de Roberto Madrazo y Manuel Andrade Díaz, se encontrará con que fueron más efectivos con mejores resultados que los de la presunta izquierda con Arturo Núñez y los actuales gobernantes que siguen dando más pena que gloria.

Para hacer una comparación, que a algunos les dolerá en el alma, baste revisar el presupuesto del Estado de México y observar su aumento durante el mandato de Enrique Peña Nieto como presidente de México. Este columnista ya lo hizo, y constató el incremento que logró esa entidad en ese sexenio presidencial. Peña Nieto demostró con hechos el amor a su tierra, a su estado natal, no sólo con palabras de humo.

Aquí queríamos llegar para retratar el tema de hoy. Resulta que en Tabasco, cuando deberíamos estar en caballo de hacienda, vamos como el cangrejo, pues en vez de recibir un aumento, por ejemplo en el 2020 al estado le recortaron su partida y el gobierno sigue empobreciendo a esta región con su política cicatera.

Sin embargo, Adán Augusto, que desde la Ciudad de México sigue mandando en Tabasco, jamás tendrá los arrestos para exigirle al presidente lo que corresponde a nuestro estado por la explotación petrolera, tal y como exigía López Obrador a los gobiernos del PRI y PAN, desde luego, en su papel de líder opositor.

“De aquí se extrae el mejor petróleo, el de mayor calidad, el tipo Olmeca”, decía en el pasado, y se “les da energía eléctrica a otras entidades”, arengaba el López Obrador en todas las plazas.

Por lo mismo, por ser considerado de casa, el destino de Tabasco, (perra suerte), será continuar en penurias, porque la dichosa refinería de Dos Bocas, para maldita la cosa le sirve al pueblo pescador de la zona, por el contrario, contaminará sus tierras, sus sembradíos, sus mares, sus aguas, además de encarecer su entorno, y, la advertencias técnica de que en dos o tres lustros dejará de ser una industria redituable.

Al oscuro panorama del Tabasco de hoy, súmele la “ley garrote”, el encarcelamiento de mujeres cuando exigían apoyo por las inundaciones, la garrotiza a maestros recientemente, quienes protestaban defendiendo sus derechos, el engaño de la tarifa eléctrica, la ausencia de un apoyo a la altura de las circunstancias en la pandemia, el aumento del desempleo, son testimonios irrebatibles de un Tabasco con un gobierno descafeinado.

Otras manchas que cargarán en el juicio de la historia fue aplicarles impuesto sobre la renta a burócratas, escamotearles el aumento de salarios y pretender bajarles el aguinaldo, todo eso es parte del Edén perdido de Adán y su interino Carlos Manuel Merino y, por si fuera poco, están arrastrando al estado a infames resultados, incluso podrían superar al gobierno de Arturo Núñez.

Pero hay algo más grave, que tiene que ver con el tema de la impunidad, en un gobierno que presume con combatir la corrupción, como es la advertencia de que en Tabasco no se aplicará la justicia en el caso Arturo Núñez. Esa premisa hecha en 2020 por un distinguido miembro de Morena, me refiero a José Eduardo Beltrán, ex secretario de Gobierno con Enrique González Pedrero, nombrado ahora por el presidente López Obrador, consejero independiente de Pemex.

No se olvida que el conocido Chelalo, en una videoconferencia, sostuvo una plática con el entonces diputado federal Porfirio Muñoz Ledo, y en esa charla declaró que sus diferencias con Adán Augusto comienzan porque el entonces gobernador tabasqueño transó con Núñez Jiménez, esto es, el gobierno de Tabasco le dará el «perdón y olvido» al ex mandatario, lo que sería una traición a Tabasco, a los votantes.

Por supuesto, la revelación de Beltrán, quien no es cualquier personaje (primo político del presidente), enfureció a Adán Augusto y su grupo, y lanzaron una campaña de ataques contra el alto militante de Morena.

La declaración que se hizo pública en las redes, refuerza la que se denunció en el Congreso del estado, en la Legislatura anterior, sobre un mentado pacto para no enjuiciar a Núñez Jiménez, en la voz del diputado del PRI, Gerald Washington.

De darse, pues, esa aseveración, sería un duro golpe a Morena en Tabasco y, otra mácula para el gobierno de la cuatroté en el Edén.

Pero, al menos en este caso de la impunidad, si en cambio el gobierno de Adán en los hechos, se inclina por aplicar la ley, si pone un ejemplo de cero impunidad, si limpia las escaleras de arriba hacia abajo, como prometieron en campaña, Morena podría quizá recuperar algo del prestigio perdido a la fecha.

Mas tiene que ser un barrido de lo más alto, hacia el último escalón, porque si la limpieza la realizan a partir del tercer escalón, culpando del mal manejo en el gobierno de Núñez a peces pequeños, ni chiste tendría, diría don Rafael Fuentes, allá en Cárdenas.

Ahí se las dejo.

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram
Continue Reading
Publicidad
Presiona para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Lo más Visto

Copyright © 2021 Cauce Campeche. Diseñado por Sin Contexto.