Conoce más de nosotros

Columnas Escritas

El Postigo

Published

on

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram

Ambrosio Gutiérrez Pérez

Se acabó Va por México…

Y es que el miedo no anda en burro, dice el dicho… Hay que ser suicida, al menos en el discurso (jejeje) aunque termine en demagogia, y vaya que Alito es experto en eso… luego de firmar para “morir” por la patria si era necesario, envuelto ya en la bandera nacional para tirarse del Word Trade Center (no sería fifí tirarse hoy día del Castillo de Chapultepec como los niños héroes), resultó que siempre sí apoyará junto con el PRI desde luego, que la Guardia Nacional nutrida por y dirigida por el Ejército y la Marina, se queden en labores de seguridad pública hasta el 2028 (un transitorio de la ley que creó ese cuerpo dice hasta hoy, no se ha modificado, que estaría hasta el 2024).
Y mientras AMLO alienta y saluda que el PRI apoye, el PAN y el PRD le reclaman a Alito pues faltó a la palabra y al compromiso firmado de moratoria constitucional que había presentado la alianza Va por México. La historia ya la sabemos más o menos todos los mexicanos, y los campechanos en particular. Eso que le sobraba a Alito (lo ha dicho en sus discursos mientras hace un movimiento de mano, como sopesando huevos o lo que sea) parece haberse quebrado y derramado sobre la alianza opositora. Les hizo lo mismo que a los diputados laydistas, cuando González Curi lo envió al Congreso local a tirarles huevos podridos.
Y bueno, ya dijimos que el miedo no anda en burro y es que Alito parece quererse más a sí mismo que a México (y eso que firmó que prefería morir antes que faltarle a la nación jijiji) pues eso de apoyar que la Guardia Nacional se quedé en las calles hasta el 28, no es más que doblarse con los pantalones a la rodilla y esperar que el de atrás no vaya a utilizar un rodillo de máquina de escribir (también es valentía, vale reconocerlo).
Nadie, absolutamente nadie le cree eso del amor por México y que están haciendo lo que López Obrador y su gobierno no han podido. La verdad es que sabe, y muy bien, que los procesos jurídicos en su contra avanzan, que el desafuero va y lo más que logrará con esto de arrodillarse es postergarlo con la esperanza (pues no hay que perderla) de llegar como presidente del PRI al 24 para estar de nuevo en la lista de legisladores pluris (ahora para el Senado) y seguir manteniendo impunidad.
De impresentable a traidor y apestado…
No es imaginable que Alito haya enviado a una diputada federal que él puso (Yolanda De la Torre se llama) a presentar la iniciativa de reforma constitucional sobre la Guardia Nacional, es decir, para correr la fecha al 2028, que luego la haya apoyado públicamente casi casi desgarrándose las vestiduras por México (jijijiji), para finalmente hacerle caso al PAN y al PRD de no aprobarla. Impensable.
Junto con el grupo de mafiosos que lo acompañan (los Moreira en primer lugar, que también tienen cuentas pendientes con la justicia) ya tomó la decisión de apoyar esa iniciativa con el propósito único de salvar el pellejo, y de paso le hace un favor todavía más grande a López Obrador y su partido morena: rompe la alianza Va por México, que por ahora está en “suspenso” para ver si Alito se le ocurre contradecirse nuevamente y no apoyar con votos la iniciativa presentada por su diputada.
Es decir, que Alito pasó de impresentable (ya era un lastre para la alianza al revelarse delitos, muchos delitos, a través de los audios presentados por la gobernadora Sansores) a traidor y apestado. No hay políticos panistas, perredistas e incluso priistas que en los últimos días no hayan hablado pestes de él, de su traición a la alianza opositora, aunque algunos comentócratas, ya saben, los suyos, estén tratando de que los ciudadanos se crean eso de que el PRI y sus dirigentes no tienen otro propósito que “salvar a México” (¡está cañón!, diría la Biby).
No consultó al PAN y al PRD, más bien los “madrugó”, eso reveló el perredista Jesús Zambrano, aunque ellos le devolvieron el favor al adelantarse a advertirle que si apoya esa iniciativa se rompe la alianza Va por México. Y bueno, si ya traen números bajos frente a morena y aliados, pues ya se imaginarán la contagiosa alegría de AMLO, de Mario Delgado y millones de morenistas a lo largo y ancho del país.
Las caras largas de uno y otro lado…
Y en medio de la tormenta desatada por Alito que empezó con un público “secreteo” con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, una vez revelada la intención Alitosa de traicionar la alianza opositora y apoyar al gobierno de López Obrador, además de los varios comentócratas no enojados lo que le sigue con el propio dirigente priista, lo que hemos visto también son caras largas de un lado y del otro.
Me explico… hemos visto las caras largas de panistas y perredistas (no de todos, hay muchos que no han estado de acuerdo con la alianza encabezada por Alito), de comentócratas que impulsaban a Va por México por estar en contra de López Obrador… rota la alianza las posibilidades de la oposición de ganar el Estado de México y Coahuila el año próximo, y la presidencial del 24, se reducen prácticamente a nada.
Por eso fustigan a Alito, lo llaman traidor y hablan pestes de él, como si no lo conocieran desde endenantes (diría El Campe); como si no supieran que este campechano que se asume “político profesional” es en verdad, por antonomasia, todo lo que no debe ser un político profesional. Pero los usaba y lo usan. ¿Acaso no era Alito el que despotricaba todos los días contra el presidente López Obrador, morena y sus aliados? ¿Acaso no era él la punta de lanza para insultar al Presidente, incluso a la gobernadora Sansores, y quien asumía la “defensa de la patria” bajo el auspicio de los políticos priistas y panistas y empresarios poderosos de este país?
Pero también hay caras largas en Campeche, pues cómo no… por estas tierras conocemos más a Alito que en cualquier otro lado. Aquí padecimos su gobierno y corruptelas, la persecución a políticos y periodistas, y sus aires mesiánicos y caligulescos (según Villarino), y cuando todo va encaminado a someterlo a procesos judiciales para hacerlo pagar el saqueo al erario y todas las tropelías que cometió, parece que esa “supuesta negociación” con el gobierno de AMLO sobre la Guardia Nacional echa por tierra todo lo avanzado.
Pues no. Aunque ya sabemos la trillada frase de que en política no hay coincidencias (y escasamente las hay), la nueva genuflexión de Alito ante el gobierno de López Obrador no tendría que ver directamente con que se hayan suspendido los audios que la gobernadora Sansores iba a presentar en su Martes del Jaguar pasado. Explicó sus razones: esperar que el juez determine pues, y es comprobable, Alito sigue pidiendo amparos para que no siga difundiendo los audios en que se revelan sus delitos, excentricidades y, por supuesto, la certeza de que tiene mucho más dinero del que ha ganado honestamente en cargos públicos.
¿Y quién le dijo que ya la libró?
Alito no la ha librado, al menos no en Campeche. Layda Sansores puede respetar y querer mucho a López Obrador, lo ha dicho, lo ha demostrado, pero nada tendría que ver con la aplicación de la ley, por un lado, y su compromiso de combatir la corrupción, por el otro.
Layda Sansores San Román no puede, no debe, faltar a ninguno de estos compromisos y el caso de Alito pasa por ese tamiz. La aplicación de la ley a quien la infringió es su obligación, el combate a la corrupción es su promesa de campaña a los campechanos que padecieron al ahora dirigente nacional del PRI y sus secuaces.
Si incumple sus obligaciones constitucionales y también falta a su palabra, entonces se pondrá personalmente y pondrá a su gobierno en un predicamento que sería directamente proporcional a los resultados electorales que vienen para Campeche en el 24 con el cambio de diputaciones locales y federales, de alcaldes y, desde luego, la presidencial.
Conocemos, sin embargo, el carácter de la Gobernadora. No tiene dobleces, es como la hemos visto los campechanos y por ello hemos dicho aquí que Layda es Layda. Lo que debemos esperar es que cumpla con la ley y con su palabra, independientemente de los vericuetos políticos en los que se está metiendo (y está metiendo a varios) el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, con el caso de Alito.
Adán Augusto, carambola de dos bandas…
Y como en la política, dicen, no hay coincidencias entonces tomemos como cierto que el cambio radical de Alito y su grupo de priistas que decidieron presentar la iniciativa para modificar la fecha en que los militares volverán a sus cuartes, fue a petición del propio Adán Augusto López Hernández, a cambio de frenar el desafuero solicitado por la Fiscalía de Campeche y frenar la revelación de audios comprometedores en el Martes del Jaguar.
Siguiendo esa lógica, entonces también tendríamos que preguntarnos por qué lo hizo Adán Augusto (la negociación con Alito) si el presidente López Obrador ha dicho en público, una y otra vez, que no negocia nada y menos en lo oscurito, y que cada quien asuma su responsabilidad ante la patria. Bueno, tampoco es de romperse la cabeza para concluir el interés personal del Secretario de Gobernación por resolverle problemas a su “hermano” el Presidente.
Adán Augusto es también precandidato a la Presidencia, pero sus números en intención del voto están lejos, muy lejos, de los que se aprecian en todas las encuestas que los han medido (la más reciente, de Consulta Mitofsky lo ubica en 12 puntos frente a 30 y 36 de Marcelo Ebrar y Claudia Sheinbaum). Ya sabe él que su “hermano” el Presidente lo quiere así, como hermano, pero tampoco podría hacer milagros si los números de su intención del voto son muy bajos, le urge subir.
Y en este México de hoy, nos guste o no, la intención del voto también tiene que ver con la aparición pública y los eventos espectaculares, más allá de valores como la lealtad, la inteligencia, el conocimiento, la prudencia… y Adán Augusto necesita mostrarse y mostrar que es capaz de resolver problemas. Ahí entra Alito, aunque tal parece que el Secretario de Gobernación se encontró con la posibilidad de concretar una carambola de dos bandas.
Por una banda, negocia con Alito, lo dobla con el aparente amago del desafuero y la posibilidad real de ir a la cárcel por los varios delitos de los que se le acusa y le sirve a su “hermano” el Presidente; y por otra banda, le pega una patada en la espinilla a la gobernadora Sansores al frenar los audios contra Alito pues, ya sabemos, en evento público, sin doblez alguna, recibió a Claudia Sheinbaum y le dijo que su corazón está con ella, que nadie más le venga a tocar la puerta.
¿Que si hay coincidencias en política? Las hay, aunque en la lógica aquí desarrollada todo pareciera parte de una gran jugada para doblar a Alito, meterlo en cintura y “obligarlo” a apoyar iniciativas del Presidente a cambio de no ir a la cárcel.
¿Qué versión le convence más?

Rendijas

–El presidente de al Sección Instructora de la Cámara de Diputados, diputado Humberto Pérez Bernabé, precisó que tienen hasta el 27 de septiembre para instalarse y empezar a analizar solicitud de desafuero que presentó la Fiscalía de Campeche. No hay pacto de impunidad entre morena y el PRI para exonerar a Alito, aseguró. Bueno…
–De pena ajena la comentocracia de Alito, ahora tratando de justificar su genuflexión aunque no debería extrañarles pues por estas tierras se dicen muchas cosas «raras” del dirigente priista… ¿Será?
–Bueno, uno de los lacayos de Alito, Medina se apellida y también es legislador, bajó al menos cinco kilos entre el anuncio del Martes del Jaguar (que incluía información sobre él y sus deudas) y la suspensión que hizo la Gobernadora horas antes. Dicen que nada logró pararle la diarrea verde, ni el peptobismol… bueno, sólo es suspensión temporal.
–El Cachorro Santini parece que actúa con cierta lógica y sentido común… ya no etiqueta a Alito en lo que sube al face de sus recorridos y visitas domiciliarias… quiere sobrevivir, está joven.
–Si le toca a algún juez serio conocer la contrademanda de Tribuna, dueños y directivos contra Walther Patrón, el coordinador de Comunicación Social de gobierno de Layda Sansores, por supuesto daño moral y por el que piden 10 millones de pesos, no sólo debería desecharla por irrisoria y por tratar de burlarse de la propia autoridad, sino que por ese solo hecho debe condenarlos a resarcir a Patrón.
Pero lo más ofensivo para el sentido común es la parte donde dice que la “conducta intrépida” de Patrón los afecta porque (Tribuna) “es un medio que goza de veracidad y prestigio en sus noticias”… Coñooooo.

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram
Continue Reading
Publicidad
Presiona para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Lo más Visto

Copyright © 2021 Cauce Campeche. Diseñado por Sin Contexto.