Conoce más de nosotros

Columnas Escritas

Los monólogos de la Martina

Published

on

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram

Nicolás Canto González

En los días recientes un evento de ciclismo dominical se convirtió en nota de primera plana en los periódicos locales, en donde el mal gusto, la burla y los intentos de sarcasmo predominaron en el objetivo colectivo de, más allá de la crítica objetiva y veraz, satanizar, linchar y quemar vivas en la hoguera de la opinión pública a la gobernadora Layda Sansores San Román, y a la secretaria de seguridad, Marcela Muñoz.

Signo de los tiempos, un evento deportivo que no iba más allá del propósito de convocar al combate del sedentarismo burocrático y ciudadano a través del pedaleo de una bicicleta, pobló las 8 columnas de esos periódicos con el argumento de que se obligaba a trabajadores del gobierno estatal a participar en el evento, so pena de sanciones a quienes no acudieran al llamado, algo que en el mejor de los casos no es fácil de comprobar.

En más de una ocasión un servidor se ha manifestado en contra de expresiones de odio a través de ataques, insultos y ofensas personales en contra de las mujeres, como lo es en éste caso en que los periódicos locales en Campeche la han emprendido en contra de la gobernadora Sansores San Román y sus colaboradoras, por dos motivos a saber: el económico y el político.

Considero que lastimar, que insultar, que ofender, que agredir a una mujer, no es propio de gente bien nacida.

Así lo dejé en claro durante la campaña a la gubernatura de Campeche, cuando el candidato por Movimiento Ciudadano, Eliseo Fernández Montúfar, dejó aflorar su misoginia en contra de la entonces candidata Layda Sansores, a quien llenó de todos los insultos e improperios que un hombre puede proferir en contra de una mujer, demostrando así su ínfima calidad humana y olvidando lo elemental en cuanto a su estancia en el planeta.

La actitud ruin de Eliseo le valió una enérgica condena de la autoridad electoral y de la sociedad, en especial de las mujeres, lo que bien pudo haber influido en su derrota.

Hoy, los campechanos estamos siendo testigos de una lucha cuasi cruenta entre dos factores de poder, prensa y gobierno, con tintes eminentemente políticos y económicos, entre la actual administración estatal y los medios de comunicación locales, llámense periódicos, redes sociales o televisión.

En Campeche, a partir del gobierno del ingeniero Eugenio Echeverría Castellot, (con Carlos Sansores Pérez prácticamente no existían periódicos locales y Rafael Rodríguez Barrera no soltaba un peso ni en legítima defensa), se estableció una relación perversa, una suerte de alegre y frívola relación mercantil y de cuotas quincenales o mensuales a los dueños de los periódicos, basada en el criterio de que eran quienes informaban y creaban opinión pública entre los neoliberales y estoicos patriotas, ante la ausencia de otro tipo de medios.

Esa relación sólo se rompió en el gobierno de Jorge Salomón Azar García, tras su monumental pleito con la familia propietaria del entonces más influyente periódico local.

Hoy queda claro que la relación prensa – poder en Campeche no sólo es de intereses económicos. Lo es también de intereses políticos.

De hecho esto último, lo político, lo viene siendo desde que el ex gobernador Alejandro Moreno Cárdenas decidió que una buena forma de control político de su gobierno se diera desde el llamado cuarto poder. Y poniendo manos a la obra se hizo de al menos 3 periódicos y una televisora locales.

Hoy, desde las redes sociales pues con la salida del poder en Campeche de Moreno Cárdenas y el sustituto interino Aysa se acabó el subsidio para que esos periódicos siguieran circulando impresos, con ferocidad inaudita se ataca a la gobernadora Sansores, con línea directa desde la sede del Partido Revolucionario Institucional.

Algo similar sucede con los medios en donde el tema es el económico. La tendencia al golpeteo es más que clara. Y no cambiará desde su óptica informativa y editorial mientras no llegue un arreglo económico. Ese, que desde hace cerca de medio siglo están acostumbrados a obtener a sangre y tinta.

Por ahora, la gobernadora Sansores San Román se ha mostrado firme pese a todos los ataques, algunos con temas tan baladíes como el del evento ciclista, magnificado superlativamente hasta donde alcance.

Y, al menos hasta hoy, la mandataria parece que no va a ceder un ápice en su posición.

Hasta la próxima, queridos amigos y lectores de redes sociales. Que sigan pasando bien su día.

Twitter
Visit Us
Follow Me
You Tube
Instagram
Continue Reading
Publicidad
Presiona para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Lo más Visto

Copyright © 2021 Cauce Campeche. Diseñado por Sin Contexto.